Tributos

Lee el último capítulo publicado :)

Capítulo 48: El nacimiento de la esperanza.

De nuevo perdonen la tardanza pero sin wifi es díficil actualizar en los tiempos. Capítulo 48: El nacimiento de la esperanza.

jueves, 7 de febrero de 2013

Capítulo 6. Angel y Demonio

Bueno al fin he acabado de escribir el capítulo. Este es transcendental, ya que, no solo revelará el enfoque de William y Cynthia, sino también el tema que gustaría ver en el diseño de la cabecera y, o, imagen de afiliación. Por si alguien sigue queriendo hacerla, luego veré si hacer un concurso para ello, pues soy malísima con los programas de diseño informático. Angel y Demonio ¡Que lo disfruteis!



Capítulo 6: Angel y Demonio.

William pestañeó al ver la chica que se había presentado como su estilista. Era rara, de pelo ondulado blanco y piel clara que, no sabía cémo, brillaba con la luz y ojos negros. Aunque había visto peor. 

Habían pasado unas horas desde que Cynthia se había largado a su habitación, sin decir más palabra. Poco después él hizo lo propio, encontrándose con las personas más raras que había visto en su vida. Un chico de piel azul escamada, que le hacía parecer un pez. Otro de piel rojiza y cuernos, que según él, estaban inspirados en un personaje legendario ficticio, de la antigüedad: El diablo. Y finalmente una chica llena de tatuajes, y piel rosada. Eran su equipo de preparación y se habían dedicado a "limpiarlo", maquillarlo y adornarlo, hasta que llegó ella. Su estilista.

 – Hola William, soy Linneth. Tu estilista.–Se presentó ella.  

–Encantado. – William le dedicó una sonrisa. –Y bien ¿Que tienes planeado para mí?

–Algo bastante bueno. No te preocupes. – la chica le dirigió una sonrisa satisfecha y segura. – Pero antes, siéntate, quiero hacerte una serie de preguntas y de paso conocerte un poco. Al fin y al cabo es muy probable que acabe diseñando tu traje en la gira de la Victoria— Dijo ella y lo guió hacia una parte de la sala donde había dispuesta una mesa pequeña con dos sillas, una enfrente de la otra.

 –Yo que tu no contaría con ello tan pronto— confesó William, ver que gente como su estilista, mentor y seguramente el capitolio, lo veía ya como un vencedor lo ponía melancólico ¿Cómo iba a proteger a Cynthia si todos apostaban por él? Era injusto.  

–¿Por?— preguntó Linneth interesada, mientras se sentaban. Seguidamente pulsó un botón y la comida surgió como por arte de magia. William observó con cierta avidez los platos ahí dispuestos. Era verdad que las personas comían con los ojos, pues hasta ver platos como, el de espaguetis a la boloñesa que estaba enfrente suya, no le había surgido hambre.

–Cynthia. – contestó con cierto tono melancólico a la pregunta de su estilista, mientras rellenaba su plato de espaguetis.

–¿Tu chica? – siguió ella y William simplemente asintió.–¿Realmente estás dispuesto a darlo todo por ella? ¿Incluida tu propia vida?

–Sí— Afirmó William. – Ella es...distinta, no se merece esto, no se merece estar aquí y menos por mi culpa.  

–¿Tu culpa? 

–Bueno, de algún modo, tenía que asegurarse el capitolio de que me cobrase mi "venganza" contra Finnick Odair. ¿O es que acaso no visteis como casi lo golpeo en la gira? No digo que esté aquí por eso, claro que no. Pero es un elemento muy bueno de emoción para vosotros.— Explicó William a Linneth.
– ¿Querrías por favor no tratarme como una espectadora más del Capitolio?— le replicó ella, contrariada. – Yo tampoco estoy de acuerdo con todo esto. Pero es lo que hay.  

–Lo siento. Normalmente no meto la pata, pero a veces se me escapan esas cosas. — se disculpó él. 

– No te preocupes, aquí no hay cámaras, podemos decir lo que queramos. — Tranquilizó la estilista a William – Sobre Finnick...

– ¿Sí?

–¿Le guardas rencor por matar a tu hermana?  

–Ya no. — Contestó William. — Es duro pero... Lo comprendo, él solo quería vivir. Supongo que en algún momento todos los tributos queremos lo mismo. No traer gloria, no ganar. Simplemente, vivir.— A partir de ahí la estilista le fue haciendo preguntas cada vez menos trascendentales, sobre su vida, su familia, Cynthia, ... Cuando remataron de comer ella se levantó, seguida de él y dijo:  

–Bien, después de esta charla, te puedo asegurar del todo que no me he equivocado con el diseño. ¿Impaciente?

–Bastante— Contestó William— Solo espero no llevar mucha brillantina. Ya sé que para el capitolio eso es bonito. Pero para mí es de todo menos masculino. — La estilista se rió.  

–No te preocupes por eso, irás todo lo masculino que quieras. Para este año yo y mi compañero y estilista de tu novia, aunque la idea original es mía, hemos decidido probar algo distinto. — dicho esto ella abrió una especie de armario y sacó un traje plastificado. Seguidamente se plantó ante él y retiró el plástico dejando a William asombrado.

Se trataba de un traje de chaleco, pantalón y camisa, adornados con diamantes. Pero lo sorprendente, era que tanto el traje como los adornos eran completamente negros, o en su defecto, grises oscuros. Lo único discordante eran las alas, combinadas en distintos tonos de gris oscuro y negro por todas sus plumas. Eran espléndidas pero, ¿que tenían que ver con su distrito?  

–¿Que significa esto?— Interrogó William.

–Pues, verás, imagino que Devil, del equipo de preparación, te habrá comentado algo. — William se quedó pensativo Devil, Devil... Ah, sí, era el tipo ese con cuernos que le había hablado del diablo. — Mucho antes de Panem, los hombres creían en una especie de divinidad llamada Dios, llena de bondad y en su mayor enemigo, Lucifer. A la vez, lo dos tenían una especie desiervos, que servían de guía a los humanos. Los ángeles por el lado de Dios y los demonios, por el de Lucifer, o el Diablo, como lo llama Devil. Eran prácticamente lo mismo, seres alados e inmortales, solo que mientras los primeros guiaban a los humanos hacia el bien, los segundos los guiaban hacía el mal. Por ello estaban siempre enfrentados. Esa naturaleza hizo que ciertos escritores antiguos, con mucha imaginación, se inventasen romances imposibles entre ellos. Bien, con eso, es con lo que vamos a jugar. Tú y tu compañera. Ángel y Demonio. Juntos y en la misma sintonía. — Explicó ella sonriente. – ¿Que te parece?


ClackClackClack, así sonaban las... piernas del que se había presentado como su estilista al caminar. Se trata de un hombre con la piel de un tono gris metálico, que le hacía parecer un robot y zapatos que, por alguna razón que Cynthia no llegaba aán a comprender, ni quería, por cierto, sonaban como los de un androide al andar. O a lo mejor eran los pies, no sabía, como tenían forma de patas de robot...

–Te tengo preparado algo muy especial, ya lo verás— decía él, mientras se dirigía a un armario y sacaba una especie de bolsa plastificada. Ella simplemente asintió, intentando fijarse más en el atuendo que en el extraño personaje que se lo iba a enseñar. – Ha sido idea de la estilista de tu compañero. Idea muy buena, por cierto. ¡Te va encantar!— Aseguró él, y dicho esto destapó el atuendo revelando un vestido de alguna época pasada, blanco. Suave y largo pero sencillo y decorado con diamantes y piedras preciosas de tonalidades claras. Aunque un poco provocativo a su gusto, pues se trataba de un palabra de honor. Extrañadamente, estaba combinado con unas alas de plumas blancas.  

–Es...— Cynthia no encontraba las palabras adecuadas. – Precioso. Realmente precioso

–Me alegro de que te guste. — Le dijo Knight, su estilista mientras ella se ponía el vestido. – El vestido lo hemos cogido de una colección muy antigua de ropa, basada en lo que llevaban las diosas, en las que creían miembros de una civilización muy antigua, los romanos. Y las alas, de algo no tan antiguo, unos seres puros y bondadosos con alas, en los que creía la gente de antes de Panem. Creo que tú te pareces bastante al prototipo que uno se imagina de ellos— Explicó.  

–Entonces, ¿piensas que soy buena y pura?— inquirió Cynthia interesada mientras se calzaba unos zapatos blancos de tacón de aguja orneados de diamantes por delante y abiertos en la punta, que le pasaba el estilista.  

–Y bella. – le aseguró el estilista, guiñándole un ojo. – ¿por qué?, ¿no lo eres acaso?— preguntó y ante eso Cynthia se ruborizó de vergüenza. Sí, lo era tenía que reconocerlo.  

– Yo...— Comenzó ésta. — No se lo digas a nadie, ¿vale? No quiero que mis... intimidades estén expuestas ante el capitolio. 

–No te preocupes— la tranquilizó él. – Tu secreto está a salvo conmigo. Bueno, volvamos al desfile. Verás, yo y mi compañera hemos decidido haceros opuestos, pero juntos. Angel y Demonio, el bien y el mal en sintonía.  

–¿Ósea que William irá de demonio?— se interesó Cynthia.

–Exacto, y ya verás, ¡le quedará de fábula! Es lo bueno de diseñar trajes en conjunto. — Contestó Knight, seguro de si mismo. – Sobre tu actitud, siendo un ángel, tú eres la cara buena del equipo. Así que te encargarás de los saludos y las sonrisas. — Cynthia asintió, no le agradaba mucho tener que mostrarse entusiasta frente a esa gente que iba a disfrutar viéndola morir. Pero necesitaba patrocinadores para sobrevivir el mayor tiempo posible. Y para ayudar a William. — A la vez queremos que interactuéis entre vosotros y os tratéis con cierta picardía. Bueno, el te tratará con cierta picardía, tu con tal de que te ruborices y muestres cierta timidez, bastará. Ni se os ocurra besaros. — le indicó a la joven. –Sonaría falso y os restaría credibilidad. Habrá algún que otro momento en que el se ponga celoso, pero es parte del espectáculo así que no lo riñas. Mejor aún, no discutáis en ningún momento. Lo interesante es ver lo bien que os lleváis y que la gente intuya lo tanto que os va a costar olvidarlo, al llegar el momento de luchar por vuestra vida. ¿Comprendes? – Remató el estilista.  

–Sí— contestó Cynthia.  

–Pues entonces vayamos a la plaza del desfile a reunirnos con Linneth y tu compañero. — sugirió él, y se encaminaron a la plaza.    

En la plaza ya estaba todo dispuesto, los carros alineados por distritos listos para comenzar, mientras los estilistas de los tributos ultimaban los detalles de los trajes de estos. William se fijó en que varios de ellos observaban su traje con curiosidad. Era de esperar, era la primera vez que su distrito lucía colores oscuros y las alas, no ayudaban precisamente a uno a pasar desapercibido, tampoco es que quisiera hacerlo. Por una vez lo observaban por algo bueno y le gustaba. 

Se dedicó a observar un poco sus aliados, rivales y otros tributos, algunos iban precisamente ridículos. Mientras que otros aún valían la pena, pero ninguno tan original como él. Más todo se borró de su mente cuando vio a Cynthia.

Y es que estaba preciosa. Una fina capa de purpurina brillante adornaba su vestido largo y esplendido, junto con las diversas piedras preciosas que adornaban el vestido y esas alas... Tanto las había criticado mentalmente y eran preciosas.  

–Cynthia, estás...Waouh! — comentó en cuanto ella llegó a junto de él, la joven se ruborizó y el la ayudó a subir al carro. Este estaba comandado por unos espléndidos corceles blancos, los mejores caballos que había visto. Ni siquiera necesitaban guía.

–Recordad, interactuad entre vosotros. Cualquier tema bastará, pero que no sea demasiado comprometido para no crear conflictos y sea cual sea la circunstancia ni se os ocurra besaros. Los demás tributos os odiarían por acaparar audiencia así. — Dijo Linneth, Cynthia y él asintieron y los estilistas fueron a sentarse en un asiento de las gradas, junto a Evans. Mientras que Cashmere estaba en otro lado hablando con Ennobaria, la mentora de los del dos. Se la distinguía perfectamente debido al destello que emitían sus particulares y mortíferos dientes.

Automáticamente, William le dio la mano a Cynthia y pudo sentir que ella temblaba.

–¿Nerviosa?— Inquirió.  

–Un poco. — Confesó ella. — Seguidamente desvió la mirada hacia los mentores, Cashmere le devolvió una sonrisa radiante. Se fijó en que de entre los otros mentores, el de los del 12, Haymitch, los observaba con interés. Como si los estuviera estudiando, era la primera vez que no lo veía borracho.

–¿Te has fijado en que el mentor del doce nos está mirando?— comentó ella a William.
–Bah, seguramente está buscando ideas, ya sabes que sus tributos nunca destacan. — él le quitó importancia y paseó distraídamente la mirada por el público cuando vio un chico conocido, ¡John! Este le saludó emocionado arrastrando consigo a una mujer de unos treinta y pocos y pelo ondulado violeta oscuro, su madre, seguramente. Mientras Cynthia observó a los otros tributos, la del dos le daba un miedo enorme, mientras que el chico no parecía más que un arrogante. Los del tres estaban asustados, mismo para los del cinco o del seis. Aunque el chico del siete parecía muy capaz de contenerse. Y el del ocho... La miraba fijamente. No sabía por qué, pero esos ojos intensamente azules se le clavaban fijamente.

–Cynthia, ¿estás ahí? Esto está empezando a moverse— la espabiló su chico y ella desvió la mirada para centrarse. En efecto, el carro ya estaba avanzando y los comentaristas empezaban a hablar.  

– Bienvenidos, queridos espectadores, los carros ya están comenzando a circular y pronto veréis las maravillas que nos traen nuestros tributos. Comencemos por los tributos del distrito uno, oh, oh, OH, — Caesar pareció quedarse sin habla viendo los trajes llenos de destellos de Cynthia y William. 

–Preciosos, ¿verdad?— siguió Claudis, arrebatándole el micrófono de las manos y tomando el revelo. – Un tema muy original a la vez que útopico. Angel y Demonio. Yo personalmente estoy sorprendido. Revalorizar un diamante tan extinto y sorprendente como el negro en el caso del tributo masculino. Muy acertada decisión, ¡si señor!— cogió una ficha de las de tributos que se hallaban desperdigadas por la mesa y se giro hacia el público gritando a todo pulmón. – ¡Señores y señores, Cynthia y William!— los gritos de todo el público ensordecieron todo lo demás.  

–Los has oído, les encantas— le susurró William a Cynthia, quien estaba ocupada saludando al público que no paraba a gritar y aplaudir. Ella se ruborizó.

–No les encantas, tú— le devolvió el cumplido ella.  

–¿Apostamos?— retó él.  

–¡Perderías!

–¡Ganaría!— en ese momento sintió como alguien le toqueteaba el vestido y, al girarse, un chico pelirrojo le entregó un ramo de rosas. William lo fulminó con la mirada y este retrocedió.  
  
–Vaya, parece que el chico del uno tiene carácter, que mirada. ¡Waouh.! — exclamó Caesar impresionado. Prácticamente se habían olvidado de los comentaristas.  

–¿Cuando ha recuperado la capacidad de hablar?— se burló William.  

–¡No seas así!— le reprochó ella riéndose. A cada comentario, cada sonrisa,...se veían asolados por fotos. Prácticamente habían acaparado el público y esto era fantástico, a la vez que peligroso.
Cynthia se contentó de observar a los otros tributos, pues con tanto juego aun no se había fijado en ellos. El chico del distrito dos observaba al público con pose orgullosa y arrogante, iba vestido de militar, concretamente de general, mientras que la chica iba de asesina o algo así. Los del tres iban dentro de tabletas metálicas cuya pantalla retransmitía imágenes de dos números, 01,01, 10,  y así repetidos miles de veces. Mareaba un poco, pero no estaba mal. La chica del cuatro iba de un ser mitológico antiguo llamado ninfa, el chico, iba de tritón. Los del cinco llevaban trajes chispeantes y los del seis, simplemente iban de pilotos. Los del siete, como siempre de árboles. Intentó no mirar demasiado a la niña, le daba pena verla allí. 

Los trajes del ocho eran varias telas combinadas y el chico iba con el torso desnudo. Por un instantes sus ojos volvieron a chocar, y ella apartó la vista enseguida. Le gustaba esa mirada, pero no podía encariñarse con ningún tributo. No en los juegos, donde todos debían  morir para que ella viviera. Más, ¿realmente quería hacerlo?
__________________________________________________________________________
   Diamante negro.









Vestido de Cynthia.
zapatos.

3 comentarios:

  1. ¡INCREIBLE!
    Me ha encantado el tema tan original y elaborado para los trajes del desfile, y las despcripciones son asombrosas.
    Ay, Haymitch, ¿estará pensando que esa idea la podría aplicar a dos de sus futuros tributos? Jajaja, me gusta mucho que incluyas esos detalles, es decir, lo de Finnick, a Cashmere y ahora a Haymitch.
    Espero con muuuchas ganas el siguiente capitulo (:
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Paula sube otro capitulo porfa tu historia sin lugar a dudas es la mejor de todas me encanta. Sigue asi.

    ResponderEliminar

Queridos tributos, aunque me encanta que esteis aquí y me leáis, me gustaría aún más que me dejarais vuestra opinión. Es lo que me anima a seguir la historia más que nunca.^_^